De vuelta a los años 80: Ideas de belleza que siguen vigentes

De una manera u otra, el mundo de la moda y la belleza siempre acaba mirando hacia el pasado. Pero cuidado, a veces no es tan sencillo distinguir entre lo que está de moda y lo que es de mal gusto. Por ejemplo, visto en perspectiva, la moda de los años 80 podría considerarse más bien estrafalaria. Si el maquillaje y la moda de hoy en día tienden a ser más naturales, ¿cómo puede el estilo de los años 80 llegar a formar parte de nuestro día a día en pleno siglo XXI?

 

Por suerte, atreverse a probar un estilo tan llamativo puede convertirte en alguien estiloso que despierta el interés de su alrededor... pero, claro, solo si se hace bien. ¡Aquí encontrarás algunas de las tendencias de belleza más calientes de los años 80 de las que podrás disfrutar ahora mismo!

 Sombra de ojos a todo color

 Del arcoíris al fosforescente, la sombra de ojos de los años 80 se define por sus colores y formas. Recrea el look multidimensional de los años 80 combinando tres colores. Usa el primer color en la parte baja del párpado, deteniéndote al llegar al pliegue de la cuenca del ojo. Extiende el segundo color en ángulo justo por encima del pliegue del párpado. Dale un toque final a tu look, añadiendo un tercer color a lo largo del arco de la ceja.

 Consejo extra de belleza: Llévalo al límite extendiendo los colores por el interior del puente de la nariz a ambos lados de los ojos. Usa nuestra imagen como referencia.

 Para conseguir este look, prueba la paleta de sombras de ojos BHCosmetics Wild & Free, que incluye 12 tonos brillantes de sombra de ojos, la paleta Kryolan Basic Eyes de 5 colores o la NYX Professional Makeup eyeshadow, que incluye 6 colores.

 Delineador de ojos y efecto “Halo Eyes”

El delineador de ojos siempre ha sido un elemento de belleza imprescindible, pero, en los años 80, “lo más” era un delineador de ojos de color unido a una sombra efecto “Halo” que contrastara por debajo del ojo. Con un delineador de ojos líquido o un lápiz de ojos, podrás recrear este look coloreando el interior de los párpados superiores e inferiores. Consolida el color con una ligera capa de sombra de ojos en un tono a juego.

Este look no estará completo hasta que apliques el elemento fundamental: una sombra de ojos ahumada. Combina el color primario de sombra de ojos que usaste en la parte de arriba, pero emplea un color de delineador de ojos que contraste; de esta combinación surgirá el efecto “Halo Eyes”. Con cuidado, dale color a los párpados inferiores, mezclando el límite del color con tu piel para que se unifiquen de forma gradual.

Para elegir un delineador de ojos con gran variedad de colores, te recomendamos Expression de Maybelline o Quickliner de Clinique.

 Cejas más llenas

Unas cejas llenas y abundantes es uno de los pocos iconos de los años 80 que ha resistido el paso del tiempo. Usar un aplicador seco de mascara de pestañas para cepillar tus cejas hasta obtener la forma deseada. A continuación, toma un cepillo inclinado y una sombra que coincida con el color de tus cejas y dales forma, rellenando las zonas donde estas escasean. Alarga ligeramente los extremos de las cejas un poco más allá de su límite natural.

Prueba el lápiz y gel para cejas 2 en 1 de la colección “Brow Fantasy” de Revlon. También te recomendamos la sombra de cejas de Catrice que lleva el nombre “Prime and Fine”.

 Colorete extremo

Posiblemente una de las tendencias de maquillaje de los años 80 que despertó más dudas fue el uso de coloretes nada convencionales. Las tendencias actuales “highlighting” y “strobing” se pueden comparar, hasta cierto punto, con este look que resaltaba las mejillas mediante tonos brillantes o “frost”. Conseguirás este look si superpones una serie de coloretes en tonos rosa, melocotón y amarillo, usando el color más oscuro como base de "contorno".

El producto ideal para obtener este look es, sin duda, Cheek Palette de Nars, que incluye tonos rosa, melocotón, coral y amarillo. Otra estupenda opción más moderna es el colorete en polvo Le Prisme de Givenchy con una mezcla de 4 tonos de rosa.

 Los peinados de los años 80

Se puede resumir el estilo que se llevaba en los años 80 como un peinado que va por encima, por delante y por fuera de las líneas fijadas por la tradición y las costumbres. El cabello era procesado (permanente), rizado, cardado y cortado en formas que no han llegado hasta nuestros días... al menos en su mayoría.

Algunas mujeres se decantaban por cortes “hyper-edgy” que sí están de moda hoy en día. Uno de esos peinados consistía en afeitarse los lados de la cabeza, pero no la parte de arriba, que adquiría formas de lo más estilosas. Prueba una corona angulada y recta para lucir un look elegante o cárdate el pelo y dale volumen para conseguir un efecto realmente impresionante.

Un producto imprescindible para lograr un volumen realmente envidiable es Big Sexy Hair Blow Dry Volumizing Gel de Sexy Hair. Asegúrate de que tu estilo se mantiene en su sitio con un spray para el cabello de fijación fuerte como Silhouette Super Hold de Schwarzkopf Professional.

 

 Un lunar falso

Desde que Marilyn Monroe lo convirtió en un objeto de deseo, mujeres de todo el mundo han reverenciado este rasgo de belleza tan poco convencional. Si te sientes rebelde o nostálgica, no lo dudes e invierte un minuto en pintarte este símbolo de belleza junto al labio.

Prueba el lápiz de ojos Automatic de Brische, que no te hará perder el tiempo afilándolo.

 Esmalte de uñas fluorescente

Los esmaltes de uñas no paran de evolucionar y suelen ser un fiel reflejo de tu estado de ánimo. Ponte nostálgica este verano con un viaje a todo un clásico de los años 80: el esmalte de uñas fluorescente. ¡Pocos productos de belleza te sumergen tan profundamente en un estado de ánimo veraniego como una manicura fluorescente!

Hazte con OPI Brights collection, que cuenta con colores tan totalmente ochenteros como “That's Hot! Pink”, “Gargantuan Green Grape” y “No Room For The Blues”. También nos encanta el tono “Hi Sweetie” de Clinique, de su colección A Different Nail Enamel.