Exfoliante labial: el mejor aliado para unos labios lisos y suaves

Exfoliante labial

Si hasta ahora pensabas que el exfoliante labial era algo innecesario, ¡presta atención! La piel de los labios es la más fina y suave de todo el cuerpo. Por eso, se daña con tanta facilidad. Los labios, igual que el resto de la piel, sufren con las transiciones del calor al frío y los cambios climáticos. También son sensibles a influencias externas como el viento, las heladas o la radiación solar. Además, carecen de una capa de tejido adiposo, pues en ellos no hay ningún tipo de grasa. Por estos motivos, es necesario protegerlos, nutrirlos y también, de vez en cuando, eliminar la capa superficial endurecida con ayuda de un exfoliante labial. De lo contrario, aparecerán las antiestéticas escamas. Echemos un vistazo a sus ventajas:

Ventajas del exfoliante labial:

  1. Elimina las células muertas de los labios, evitando así la descamación y el agrietamiento.
  2. Aumenta el riego sanguíneo, haciendo que los labios tengan un color más saludable y parezcan más jugosos y carnosos.
  3. Suaviza, hidrata y nutre.
  4. Deja un aspecto liso y aterciopelado.
  5. Prepara perfectamente los labios para la aplicación de una barra o un brillo de labios.

¿Cómo elegir un «lip scrub» o exfoliante labial?

Elegir el «lip scrub» o exfoliante labial perfecto no es nada complicado. La mayoría de ellos contienen granitos de azúcar, gracias a los cuales se realiza la exfoliación. Si eres exigente, puedes elegir entre distintos sabores. Por ejemplo, el exfoliante labial de azúcar Barry M Lip Scrub Mango huele y sabe a exótico mango y, además, contiene una mezcla de aceites que mantiene los labios maravillosamente nutridos y suaves. Si te apetece algo todavía más dulce, hazte con el exfoliante labial con efecto nutritivo Burt’s Bees Lip Scrub. Este contiene lanolina, cera de abeja y también cristales de miel. No solo dejará tus labios suaves y sedosos, sino que también los regenerará en profundidad y, además, huele y sabe a miel.

¿Cómo realizar la exfoliación labial correctamente?

Hay que realizar la exfoliación labial siempre después de desmaquillarse por completo. Preferiblemente, humedece un poco los labios primero. A continuación, aplica una pequeña cantidad de exfoliante labial, masajea los labios con suaves movimientos circulares y, después, acláralos con agua. Si tienes los labios muy secos, prueba el exfoliante labial con aceite de rosa Physicians Formula Organic Wear, cuya composición nutritiva con aceites resulta precisamente ideal para cuidar los labios sensibles o muy secos.

No te olvides del cuidado posterior

Después de la exfoliación, no te olvides nunca de la regeneración posterior. Aplica siempre sobre los labios una capa de bálsamo nutritivo, incluso si te vas a aplicar una barra de labios. Primero, aplica el bálsamo, espera unos instantes, elimina los restos con un pañuelo si fuera necesario y, a continuación, aplica la barra de labios. Si realizas la exfoliación labial por la noche, aplica una capa más gruesa de bálsamo y déjala actuar toda la noche. De vez en cuando, también puedes mimarte con un cuidado extra en forma de mascarilla labial nutritiva.

Para un efecto rápido

Sin duda, apreciarás unos labios perfectamente arreglados tanto en una cita como en una fiesta. Para conseguir suavizarlos rápidamente, prueba el exfoliante labial de la marca favorita de los estilistas NYX Professional Makeup #thisiseverything. Elimina rápidamente las células muertas de los labios, estimula la irrigación, regenera, protege, deja tus labios suaves y los prepara perfectamente para el maquillaje. También te resultará ideal el bálsamo y exfoliante labial Catrice Sugar, con el que matarás dos pájaros de un tiro. Nutre los labios como un bálsamo y también actúa como un exfoliante suave al aplicarlo.

Incluye el exfoliante labial en tu rutina de belleza

Aplícate un exfoliante labial por la noche, después de desmaquillarte, al menos una vez a la semana. 

Consejo: Si no tienes a mano un exfoliante, puedes masajearte los labios con un cepillo de dientes. En este caso, las cerdas actúan como si fueran granitos abrasivos. Sin embargo, no te olvides nunca de aplicar un bálsamo labial a continuación.

La exfoliación labial debería ser una parte imprescindible de tu rutina de belleza. Deberías cuidarte los labios del mismo modo que te cuidas el cabello, el rostro o la piel del cuerpo.

Autora: Laura García