¡Seis mitos del bronceado!¿Cómo tomar el sol correctamente?

cuidado

La mayoría de nosotras sabemos que el sol puede provocar arrugas prematuras o manchas oscuras en el rostro. Sin embargo, en relación al tema de la protección contra los rayos solares se cuelan continuamente un montón de mitos y medias verdades. Descubre cómo tomar el sol y proteger tu piel correctamente.

Por qué es necesario protegerse, aunque no te guste

El sol nos «recarga» de la beneficiosa vitamina D, pero al mismo tiempo, una exposición prolongada al sol puede provocar unos efectos desagradables. Aparte de quemarte, no se trata únicamente de que aumenta el número de arrugas y la pigmentación irregular, sino que sobre todo, incrementa el riesgo de cáncer de piel: melanoma. Sin embargo, las mujeres también pueden tomar el sol de forma más saludable. Comenzaremos por revisar los seis mitos principales sobre el bronceado.

1.Basta con echarme crema por la mañana.

Si ya te has hecho con una crema nutritiva de calidad con factor de protección y te la aplicas regularmente por la mañana antes de maquillarte, ¡es una rutina magnífica! Pero no te protege durante todo el día. El pico de SPF desciende al cabo de 2 horas y, ya que estás buscando la manera de tomar mejor el sol, es necesario renovar la protección con regularidad. Durante el día, puedes utilizar el spray Piz Buin Instant Glow, uno de nuestros favoritos gracias a su textura ligera y su efecto iluminador.

2.No necesito utilizar una crema protectora, mi maquillaje tiene SPF.

La mayoría de los maquillajes normales tiene un SPF 15 o 20. Pero si quieres proteger la piel delicada del rostro y evitar el envejecimiento prematuro, los dermatólogos recomiendan aplicar como mínimo un SPF 30. Este nivel de protección te permite tomar el sol de forma más segura. La pregunta sobre cuánto tiempo puedes exponerte al sol no deberías dejar de planteártela aunque utilices productos con protección solar, pues estos solo reducen los efectos nocivos de la radiación solar, de modo que no deberías tomar el sol más de dos horas.

3.La piel con pigmentación oscura se broncea con facilidad y no es necesario protegerla.

Para las personas con la piel clara o pecosa existe un mayor riesgo de tener melanoma, eso es cierto. Sin embargo, un fototipo más oscuro no está exento de peligro. Después de una exposición prolongada al sol, puede que no veas las quemaduras, pero el peligro de sufrir melanoma es el mismo. Así pues, la norma es sencilla: ¡protégete, incluso si tienes la piel oscura de forma natural! No necesitas utilizar el factor más alto, con un SPF 30 es suficiente. Y para las vacaciones, mete en la maleta el aceite seco en spray Bioderma Photoderm Bronz.

4.Si está nublado, no hace falta echarse crema.

La nociva radiación UV traspasa incluso la capa de nubes, por lo que puede dañar la piel. Cuidado sobre todo con el hecho de que estos rayos no calientan, pues no puedes confiar en que el frío te sirva de protección. La piel puede sufrir daños hasta estando a la sombra o en un día nublado y ventoso.

5.Un bronceado básico me protege de quemarme.

Esta leyenda comenzó a oírse en los años 90: antes de irte de vacaciones a la playa, tienes que ponerte un poco morena, así tu piel adquiere un bronceado básico y en la playa no te quemas. No es verdad y ni siquiera es la manera de ponerse morena al sol rápidamente. ¿Cómo hacer para broncearse mejor? No tienes que preocuparte, con un factor de protección también lograrás un bronceado sexy. Utiliza el aceite nutritivo para una aplicación uniforme La Roche-Posay Anthelios XL.

6.Las quemaduras de la piel son solo un enrojecimiento que desaparece.

El enrojecimiento desaparece, eso es cierto, pero los defectos que se han producido en las capas profundas dentro de la piel te pueden amargar la vida incluso años más tarde: arrugas, trastornos de pigmentación, escamas en la piel.

¿Cómo broncearse mejor evitando los daños? Mete en el bolso un práctico bote de la crema ultraligera para el rostro y el cuerpo Vichy Idéal Soleil SPF 50.

Cómo utilizar una crema solar

La mayoría de nosotros renuncia a utilizar un SPF a diario porque, si no elegimos la crema adecuada, a menudo suele ocurrir que nos queden manchas blancas sobre el rostro y aparezcan poros obstruidos. ¡Pero no te rindas! ¡Solo se trata de encontrar el producto adecuado! Para pieles normales y secas, utiliza una textura aceitosa, que no deja una capa blanca. Si tienes brillos en el rostro y una alta producción de sebo, la mejor opción para ti es Avène Cleanance Solaire SPF 50, un cuidado protector matificante para pieles con tendencia al acné.

El sol llega a todas partes

Generalmente, hay zonas del cuerpo de las que nos olvidamos a la hora de extender una crema protectora. Tomar el sol correctamente también implica protegerse la zona de la raya del cabello, las orejas y el dorso de las manos. Este último en particular, con un cuidado adecuado, nos recompensará con un aspecto joven hasta una edad avanzada. Si no proteges la piel del dorso de las manos, aparecen manchas de pigmentación, de modo que las manos envejecen muy rápido.

¿Y cómo deberían tomar el sol los niños y los hombres?

La mayoría de nuestros compañeros de vida no son aficionados a extender ningún producto por el cuerpo, por no hablar de los niños. ¡Prueba a hacerles más ameno el uso de una protección solar! A los niños juguetones les encantará la leche solar Bioderma Photoderm KID con SPF 50+, una leche azul «pitufo» especial. Para los hombres, recomendamos Vichy Capital Soleil Beach Protect, un spray multiprotector con SPF 50+ que no deja ningún tipo de película grasa, se aplica de forma fácil y rápida y es resistente al sudor y al agua.

Cuando el sol te pregunte si estás preparada, tendrás listo todo un arsenal de protección para ti y para toda tu familia. ¡Disfruta de los primeros días de verano!

 

Autora : Laura García