Saltar al contenido principal

¿Por qué nos encanta el año del dragón y qué puede aportar (no solo) a nuestra rutina de belleza?

7/2/2024

Jana Krajco

Lectura 4 minutos

Un asunto curioso este del horóscopo. Por lo general, no dejamos que guíe nuestra vida, pero cuando nos encontramos con uno, no podemos evitar leerlo. ¿Para qué engañarnos? Conocer nuestro futuro es demasiado tentador. ¡Esta vez tampoco hemos podido resistirnos y le hemos echado un vistazo a lo que nos espera (a nosotros y a nuestra rutina de belleza) en el año del dragón! De acuerdo con el calendario lunar chino, comenzó el 10 de enero de 2024.

El dragón nos trae esperanza

¿Necesitas noticias positivas? Aquí las tienes. En el horóscopo chino, el dragón es el símbolo de una fuerza, una prosperidad y una fortuna excepcionales. Este año, además, el dragón es de madera, un elemento que significa progreso y crecimiento. Suena la mar de prometedor, ¿verdad? Así, estamos ante un periodo ideal para afrontar nuevos proyectos e importantes decisiones vitales, así como para aprovechar con ilusión un gran número de oportunidades que te están esperando ahí fuera.

Consejo: ¿hace tiempo que te ronda por la cabeza un sueño que aún no has logrado cumplir? No hay mejor momento que este para dar el primer paso. Pero recuerda que, como es lógico, para lograr tus sueños necesitarás una buena dosis de energía. 

Nuevas tecnologías y actitud ecologista

¿Qué ocurriría si dejaras que el dragón entrara volando en tu rutina de belleza? Sin duda, te ayudaría a salir de la monotonía de tu día a día y, por fin, podrías darles una oportunidad a los productos más novedosos. Y es que el año nuevo chino resulta ideal para experimentar e innovar, sin pasar por alto que las nuevas tecnologías no solo son el eje en torno al que gira el mundo de la informática, sino también el del cuidado de la piel. ¿Has probado ya la potencia de los cepillos de limpieza facial, las espátulas ultrasónicas o, por ejemplo, la terapia de luz? Escucha al dragón y no dejes escapar esta oportunidad. Con ayuda de los dispositivos más modernos, podrás crear fácilmente un ritual que te resulte agradable; así, por ejemplo, con la mascarilla LED en el rostro, podrás descansar de maravilla (también hay que pensar en el bienestar psíquico). 

Cuídate con ayuda de las nuevas tecnologías

La madera es un elemento con una gran influencia sobre el dragón, lo que es una buena noticia también para el medioambiente. El sentido del progreso y la innovación asociado al dragón se relaciona, a su vez, con un mayor énfasis en las tecnologías verdes, las energías renovables y la sostenibilidad en general independientemente del sector. Esta actitud puede verse fácilmente reflejada también en el aspecto de tu cuarto de baño.

Consejo: apoya las marcas que le dan más importancia al planeta que a los beneficios millonarios. Minimiza los residuos y los productos desechables. Recicla los envases o, por ejemplo, trata de gastar menos agua. 

Colores de la suerte

Si te gusta la fuerza del dragón y quieres ganarte su afecto, no hay mejor forma que a través de los colores. De acuerdo con la astrología china, los colores influyen en una gran cantidad de esferas de nuestra vida, ya que logran que importantes energías se mantengan en equilibrio. Cada año está conectado con un tono específico y, si te rodeas de él, estarás fomentando tu armonía general. El color de este año no te resultará sorprendente. Energía, ecología, innovación... Seguro que ya has adivinado que todos ellos evocan el color verde, concretamente el tono esmeralda. Y si este no es precisamente tu color favorito, puedes apostar por un rojo intenso o por un amarillo de tono dorado, los colores que complementan al verde. 

Consejo: añade estos tonos a tu vestuario, pero también a tu maquillaje. Delineador de ojos esmeralda, barra de labios roja y uñas doradas... ¡No hay mejor look festivo! 

Los colores del dragón

¿Qué dices? ¿Te atreves a meter al dragón en tu vida? Pruébalo, sería una pena no aprovechar su energía. Hazlo aunque sea porque se trata de una excelente razón para lanzarse a por todos esos planes y sueños que llevas tiempo posponiendo.