Guía para comprar maquillaje online - Parte I

tutorial de maquillaje

Consistencia y textura

Antes de comprar la base de maquillaje, tienes que elegir en la consistencia que necesitas según tu tipo de piel. Existen consistencias muy variadas, desde líquidas hasta mousse.

Líquida: las bases líquidas son las más versátiles, ya que se pueden trabajar muy bien en la piel. Normalmente sirven para todo tipo de pieles, pero hay que tener en cuenta que según el tipo de piel tendrán unas formulaciones distintas. La base líquida de Estée Lauder Double Wear Stay-in-Place es una fabulosa opción por su eficacia, alta cobertura y cantidad de tonalidades.

Polvo: son ideales para pieles grasa o con imperfecciones ya que dejan un tono natural y controlan el exceso de grasa. La base Shiseido Sun Care Foundation es una apuesta segura. Este maquillaje es de alta cobertura, tiene SPF 30 y además es resistente al agua. El uso de una base con protección solar debería ser usada durante todo el año y no solo en verano.

Mousse: Son las preferidas para las pieles secas o maduras ya que hidratan muy bien, la prueba es Dream Matte Mousse de Maybelline.

tutorial de maquillaje

Acabado

Mate: las pieles mixtas necesitan buscar productos que indiquen en las descripciones oil free, matte o longwear. Nuestra preferida es Anti-Blemish Solutions de Clinique.

Brillo: si tu piel es seca, madura o apagada necesitas texturas ricas e hidratantes. Busca indicaciones luminous, rich, o glow. Puedes probar con Bourjois Healthy Mix para dar luz a mi piel.

Natural: las pieles normales y mixtas, que les gusten los acabados más naturales y de textura ligera necesitan buscar nude, air, light o aqua. Lancôme Miracle Cushion es la opción perfecta con su esponja aplicadora.

Tono y subtono de piel

make-up_manual

Nuestro tono de piel se puede alterar a lo largo de los años, debido a algunos factores externos como la exposición al sol, acné o alergías. Lo que no sufre alteraciones es el subtono de la piel y es fundamental para escoger una base de maquillaje que se corresponda con lo que necesitamos.

Los subtonos se dividen en:

    • Frios: rosa (pink), melocotón (peach) o coral.

    • Calientes: oliva (olive), amarillo (yellow) o dorado (golden).

    • Neutros: beige o neutro.

Además, muchas marcas ya disponen al alcance de los clientes swatches o muestras de los tonos en sus páginas web para ayudar a los clientes. Éstas se caracterizan porque se aplican sobre la piel real los diferentes tonos por lo tanto así se consigue tener una mejor idea sobre el resultado final, ya que podemos comparar las tonalidades y orientarnos sobre cómo quedará nuestra piel.

Aplicaciones online

Por suerte, ya existen varias aplicaciones o herramientas online que nos ayudan a escoger más fácilmente el tono correcto de la base de maquillaje. Estas herramientas funcionan comparando las tonalidades de todas las bases de maquillaje teniendo en cuenta las preferencias que nosotros hemos indicado con anterioridad. Realizan una selección de productos y tonos compatibles de otras marcas.

Si aun así has comprado una base y finalmente no es el tono que deseabas, no desesperes porque no está todo perdido. Tenemos un último truco que será tu salvación: siempre puedes mezclar el maquillaje con otras bases que tengas, más claras u oscuras y así crearás tu tono de maquillaje totalmente personalizado para tu piel.

Sandra Fernández