Rutina de cuidado corporal

Dominas a la perfección la rutina de cuidado facial correcta, pero ¿descuidas un poco el cuidado del cuerpo? ¡Ha llegado el momento de cambiarlo! Dedica unos momentos a elegir una cosmética corporal adecuada y a conocer las reglas básicas del cuidado corporal y lánzate a combatir la celulitis, el vello no deseado y la piel seca. Descubre los pasos fundamentales de la rutina de cuidado corporal y aprende a cuidar tu cuerpo. La recompensa será una piel fresca, hidratada y sana de los pies a la cabeza.

texto completo ocultar texto

La ducha

 

La ducha forma parte de nuestra rutina diaria, pero ¿sabes ducharte correctamente? Para no alterar la capa protectora de la piel, dúchate como mucho una vez al día con agua templada, en ningún caso caliente, y limita la duración de la ducha a cinco minutos como máximo.

Elige los productos de ducha según tu tipo de piel. Las pieles secas apreciarán un aceite de ducha emoliente, mientras que las sensibles agradecerán las cremas y emulsiones limpiadoras y calmantes. Para las zonas íntimas, utiliza un gel de higiene íntima.

 

texto completo ocultar texto

Exfoliante corporal

 

Elimina la antiestética descamación de la piel y acelera su regeneración. Sin exfoliación, es decir, sin eliminar las células muertas de la piel, tu rutina de cuidado corporal estaría incompleta.

Realiza la exfoliación en la ducha, idealmente 1 o 2 veces a la semana. Aplica un exfoliante corporal sobre la piel húmeda y masajea con movimientos circulares. ¡Sin presionar demasiado! Para terminar, aclara bien el exfoliante.

texto completo ocultar texto

Depilación y epilación

 

¿Conoces la diferencia entre depilación y epilación? ¿Sabes cuál te conviene más? La depilación elimina solo la parte superior del vello, no es dolorosa, pero dura menos. Para depilarte te resultará útil una cuchilla de depilar o una crema depilatoria.

La epilación elimina el vello de raíz y deja la piel suave durante más tiempo. Puedes arrancar el vello con una depiladora clásica, con cera o con pasta de azúcar. Otra opción es invertir en una depiladora IPL para deshacerte del vello sin dolor durante semanas.

texto completo ocultar texto

Cuidado de la piel

¿Te suena lo de la regla de los tres minutos? Ese es el tiempo que tienes para aplicarte una crema corporal después de la ducha. La piel, después del baño, absorbe muchos más nutrientes y, gracias a ello, quedará mejor hidratada. Hidratar la piel es fundamental para protegerla de las influencias externas.

Adapta el cuidado a tu tipo de piel. Para las pieles secas, utiliza mantecas corporales y aceites más grasos. Para las pieles sensibles, escoge leches corporales suaves. Y para las pieles grasas, opta por productos ligeros con una composición no comedogénica.

texto completo ocultar texto

Productos antiestrías y anticelulíticos

No exfolias tu piel, ni la masajeas, ni la hidratas, ¿y luego contemplas con horror la celulitis y las estrías en los glúteos y muslos? Recuerda que la prevención te evitará la piel de naranja y las marcas innecesarias en la piel.

Si la celulitis y las estrías ya han hecho acto de presencia, hazte cuanto antes con un producto cosmético especializado. Las cremas anticelulíticas con cafeína o cayena mejoran la irrigación y ayudan a disolver las células adiposas. A su vez, los aceites antiestrías regeneran la piel y reducen la visibilidad de las marcas.

texto completo ocultar texto

Protección frente a la sudoración

¿Quieres solo prevenir el mal olor o reducir la propia sudoración? Un desodorante se encarga de darles un aroma agradable a tus axilas, mientras que un antitranspirante impide la sudoración y mantiene secas las axilas. Puedes combinar los dos perfectamente, o probar algún producto 2 en 1.

Aplica el antitranspirante o el desodorante sobre la piel limpia, preferiblemente al salir de la ducha. Y si quieres disfrutar de una fragancia agradable durante todo el día, llévate contigo el desodorante y refresca su fragancia cuando quieras.

texto completo ocultar texto

Protección solar

¿Crees que solo hay que proteger la piel del sol en verano cuando vas a la playa? ¡Nada más lejos de la realidad! Protégete del impacto negativo de la radiación solar siempre que estés al aire libre, incluso cuando está nublado. De esta forma, prevendrás el envejecimiento prematuro de la piel o la aparición de manchas de pigmentación.

Elige una crema solar según tu fototipo y la intensidad del sol. Y aplícatela al menos media hora antes de salir de casa.

 

texto completo ocultar texto