Saltar al contenido principal

Consejos y sugerencias para futuras mamás

¿Sabes cómo cuidarte durante el embarazo, cómo prepararte para el parto y qué no debería faltar entre las cosas para el bebé? Te ofrecemos unos consejos imprescindibles para futuras mamás.

Estoy embarazada

¡Enhorabuena, dentro de unos meses serás mamá! Vamos a echar un vistazo a algunos trucos que harán que no solo tú disfrutes de tu embarazo, sino también tu cuerpo.

Durante el embarazo, muchas mujeres presentan estrías, pero no deberías preocuparte por estas pequeñas marcas. En nueve meses tu cuerpo es capaz de desarrollar un precioso bebé a partir de una pequeña célula, ¡deberías sentirte orgullosa de ti misma! Y, respecto a las estrías, se pueden prevenir con una buena hidratación. Procura mantener la piel siempre bien hidratada y masajear las zonas propensas a la aparición de estrías (abdomen, pechos, muslos y glúteos) con una crema antiestrías dos veces al día.

 

¿Te aterroriza la idea de que te hagan una episiotomía? La episiotomía es una intervención habitual para facilitar el parto. Sin embargo, no siempre se cura según lo previsto, así que si prefieres evitar la episiotomía, deberías masajear el perineo durante el embarazo con un aceite de masaje especial. De esta forma, prepararás esta zona para el extraordinario esfuerzo final del parto, y puede que incluso logres evitar la episiotomía.

En cuanto a la cosmética para embarazadas, lee con mucha atención la composición de cada producto. Evita el retinol, que se suele utilizar en los productos para las pieles con acné. Una alta concentración puede tener efectos negativos en el desarrollo del feto. Y, cuando tomes el sol en verano, es mejor que utilices cremas con filtro de protección mineral para la barriga.

¡Nuestro consejo! ¿Qué mejor momento que el embarazo para probar la cosmética natural con una composición minimalista?

texto completo ocultar texto

A un paso de dar a luz

Estás ya en el último trimestre y eso solo significa una cosa para ti: ¡ha llegado el momento de preparar la bolsa para el hospital! Aquí tienes una lista de las cosas que deberías llevar.

El parto es como una pequeña fiesta de la burocracia. ¡Estos son los documentos que te harán falta! No te olvides de:

  • la cartilla de salud
  • el carnet de identidad
  • la tarjeta sanitaria

 

En la bolsa de cosas para ti, además de tus productos de higiene habituales, incluye al menos dos paquetes de compresas posparto y varias braguitas desechables transpirables. No todos los hospitales cuentan con papel higiénico suave, así que no te vendrá nada mal llevarte dos rollos de casa. Algo enormemente útil son los discretos discos de lactancia para absorber las pérdidas de leche materna.

¡Nuestro consejo! Lleva las braguitas de una talla superior a la habitual. Después de dar a luz, olvídate de la estética, lo importante es estar lo más cómoda posible.

La lactancia es todo un mundo. Por lo general, suele doler un poco al principio, por eso tus pezones se merecen un buen cuidado. Aplica regularmente una crema hidratante, preferiblemente una que no necesites limpiar de los pezones antes de dar el pecho. Si tienes mucha leche, te vendrá de perlas un sacaleches, que te aliviará de inmediato y te ayudará a evitar las mastitis a causa de la acumulación de leche.

En la bolsa para el bebé, necesitas llevar sobre todo pañales, empapadores, ropita y un chupete (¡nunca se sabe si puede venir bien!). Sin duda, te resultará muy útil también llevar un arrullo, ya que los que hay en los hospitales suelen tener muchos cordones y no todas las mamás tienen paciencia para atarlos y desatarlos. También apreciarás un aceite para bebés que puedas aplicar sobre la piel húmeda (de esta forma se absorbe mejor).

¡Nuestro consejo! No lleves ropita de bebé que se tenga que poner por la cabeza. 11 de cada 10 mujeres apoyan esta recomendación.

texto completo ocultar texto

Ya soy mamá

Por fin estás en casa con tu bebé y estás buscando un sistema que funcione para todos. Existen un montón de accesorios que te facilitarán la vida en ese frenético periodo. 

En estos momentos, el cambio de pañal formará parte de tu rutina diaria durante un tiempo. Lo más fácil y delicado es limpiar al bebé en el lavabo con agua tibia del grifo. Y, para cuando estés fuera de casa, las toallitas húmedas son muy prácticas. Deja al aire la piel propensa a las rozaduras del pañal y aplica una crema con regularidad. Las clásicas muselinas de tela te serán de gran ayuda. Son una especie de toallitas universales para el bebé.

¡Nuestro consejo! Para secar la delicada piel del bebé, es mejor utilizar muselinas de bambú. Son mucho más suaves que las de algodón.

 

Cuando el bebé esté durmiendo, ¡la mamá podrá darse el lujo de una ducha! Basta con encender el vigilabebés y tenerlo siempre cerca. En la cuarentena conviene elegir unos productos de higiene íntima que no irriten y que, además, restauren el pH natural de las zonas íntimas. ¿Y el bebé? Báñalo en agua con aceite y, al lavarlo, presta especial atención a los pliegues de la piel, entre los deditos, debajo de la barbilla y detrás de las orejas.

Seguramente ya tengas en casa el imprescindible sujetador de lactancia. Pero, si has decidido no dar el pecho, no te atormentes. El invento del siglo es el calientabiberones, que mantiene la leche de fórmula o la comida a la temperatura óptima. Lo usarás a menudo durante mucho tiempo. Además, ¡no solo te será de utilidad en casa, sino también en los viajes!

texto completo ocultar texto

Entonces, ¿qué te parece? ¿Te sientes ahora un poco más preparada para ser mamá? Te deseamos mucha suerte y todo lo mejor en esta nueva etapa <3