Rutina de cuidado facial

Limpiar, aplicar un sérum y solo después, la crema. Comienza y termina tu día siempre con un breve ritual para mantener tu piel limpia y sana. La respuesta a la pregunta de cómo conseguir una piel bonita es más fácil de lo que piensas. Igual que te cepillas los dientes todos los días por la mañana y por la noche, incluye también la limpieza e hidratación de la piel en tu rutina diaria. Escoge una cosmética facial a tu medida y descubre los cuatro pasos principales para cuidar tu piel.  

texto completo ocultar texto

Limpieza y desmaquillado

Una limpieza y un desmaquillado minuciosos son la base del cuidado facial diario. Sin ellos tu piel no podría recibir los nutrientes necesarios y tus poros se obstruirían enseguida.

Elige un desmaquillante según tu tipo de piel. La piel grasa y mixta agradece un gel limpiador que se pueda lavar con agua. La piel seca y sensible, a su vez, una leche o aceite desmaquillantes, que se aplican con un disco de algodón con el que se limpian todas las impurezas. Finalmente, termina de limpiar el rostro con un tónico facial y podemos pasar al segundo paso.

Todo para la limpieza y el desmaquillado

texto completo ocultar texto

Exfoliante y mascarilla

Al menos una vez a la semana, incorpora un exfoliante y una mascarilla facial a tu rutina diaria. Primero, elimina las células cutáneas muertas con un exfoliante, con el que mejorarás la irrigación de la piel y acelerarás su regeneración. Aplícalo sobre el rostro húmedo, masajeándolo ligeramente con movimientos circulares y, después, acláralo. 

A continuación, utiliza una mascarilla con un contenido elevado en sustancias activas, que le proporcionan a la piel un cuidado máximo. Elige el tipo de mascarilla facial según las necesidades actuales de tu piel. ¿Tu piel necesita más hidratación o te ayudaría una mascarilla limpiadora negra para pieles problemáticas?

Encuentra el exfoliante o la mascarilla más adecuados

texto completo ocultar texto

Sérum facial

El sérum tiene una textura más ligera y suave que una crema facial clásica y, gracias a ello, penetra en las capas más profundas de la piel. Prepara la piel para aplicar la crema y aumenta sus efectos beneficiosos.
 
Aplica el sérum sobre la piel limpia dando suaves golpecitos con las yemas de los dedos y deja que se absorba durante el tiempo suficiente. A continuación ya puedes ponerte con el paso final de tu rutina diaria.
 

Encuentra el sérum facial adecuado

texto completo ocultar texto

Crema facial

Una crema matificante para la piel grasa, una calmante para la piel sensible y una antiarrugas para las pieles maduras. La crema facial hidrata y nutre, pero también combate las imperfecciones, como el acné o las manchas de pigmentación. Basta con elegir la más adecuada según tu edad, tu problema y tu tipo de piel.
Por la mañana y por la noche, aplica la crema sobre el rostro, el cuello y el escote. Por la noche, la crema de noche, que regenera y nutre la piel mientras duermes, y por la mañana, la de día, que la ilumina, la protege contra las influencias externas y la prepara para el maquillaje. Completa tu rutina diaria con una crema especial para contorno de ojos y con un bálsamo labial, ¡y disfruta de la sensación de una piel sana y radiante!

Encuentra la crema facial adecuada

texto completo ocultar texto

Recomendados
tracking pixel