Limpiador de lengua

Limpiador de lengua

Acaba con la placa bacteriana de tu lengua y disfruta de un aliento fresco y agradable. Integra en tu rutina de cuidado dental el uso de un limpiador lingual para reducir las bacterias en tu boca y reforzar tu salud bucal. Tu kit de de limpieza dental debería contar con un cepillo de dientes clásico, cepillos interdentales, hilos dentales y un limpador lingual.

Por qué es bueno usar un limpiador de lengua

A lo largo del día las bacterias se van acumulando las bacterias en la superficie de la lengua. Al descomponerse liberan un olor desagradable, origen del mal aliento. Por lo mismo es recomendable prestar la atención no solo a la limpieza de los dientes y los espacios interdentales, sino también a la placa bacteriana de la lengua. Estas bacterias, una hora después del cepillado de los dientes empiezan a expandirse por la boca y depositarse en el esmalte dañando su superficie.

Es por la mañana cuando más notamos la presencia de la placa bacteriana en nuestra lengua. Durante la noche, las toxinas son expulsadas de nuestros órganos internos hacia la boca. Para evitar que vuelvan a penetrar en nuestro organismo con la comida, es recomendable limpiar la lengua con un raspador de lengua nada más levantarse.

Cómo eliminar las bacterias de la lengua

El uso del limpiador lingual es fácil: consiste en pasar el limpiador por la lengua en dirección que va desde la raíz de la lengua hacia la punta, enjuagar con agua abundante y repetir hasta que la lengua quede perfectamente limpia.

En notino.es encontrarás limpiadores linguales de plástico y metálicos de marcas especializadas en el cuidado dental como Curaprox o G.U.M. para acabar con la placa bacteriana en la lengua. No olvides que con un limpiador conseguirás eliminar la placa de modo mucho más eficaz que usando un simple cepillo de dientes. Acostúmbrate a usar el limpiador de lengua al menos dos veces a la semana antes del cepillado junto con un enjuague bucal y disfruta de un aliento fresco y agradable durante todo el día.